PRODUCTOS DE AEYI ASOCIACIóN ESPAñOLA DE YOGA IYENGAR

Reduzca el agobio siguiendo estos sencillos consejos

El agobio puede ser ocasionado por una serie de cosas en la vida, incluyendo la frustración, la ira o bien el nerviosismo. Si se insiste en el agobio, este se agrava considerablemente más. Estos consejos pueden ayudarte a aliviar el estrés. Para manejar el estrés en tu vida, comienza por minimizarlo. Algo tan fácil como preparar tu ropa de trabajo para el día siguiente puede darte un mejor comienzo por la mañana; asimismo puede darte unos minutos extra para relajarte, en lugar de correr de un lado a otro buscando un zapato perdido o bien tu suéter azul preferido.

La clave para reducir el estrés en tu vida es llevar un estilo de vida saludable. Al comer de forma saludable de forma regular y hacer ejercicio, das a tu cuerpo una ventaja para mantener el estrés a raya. Comer de forma equilibrada proporciona a tu cuerpo todos los nutrientes precisos para sostenerse sano, sosteniendo las hormonas del agobio en sus niveles más bajos posibles. El ejercicio también ayuda a combatir cualquier nivel de estrés elevado, como a liberar las hormonas buenas, conocidas como endorfinas, que te ayudarán a ser feliz.

Cuando estés estresado en el trabajo o en clase, sujeta una pelota antiestrés. Esto te dejará apretar algo toda vez que te agobies para ayudar a apaciguar la tensión que sientes. Mantener una pelota antiestrés durante buena parte del día es una forma muy saludable de suprimir el agobio.

Calma

Toma un té para ayudarte a aliviarte. El té de manzanilla es conocido por su efecto calmante, pero asimismo hay otros tés que pueden calmarte. Prueba una taza de pasiflora, yerba gatera, kava kava o escutelaria. Deja estas hierbas en remojo a lo largo de unos 10 minutos y obtendrás todos y cada uno de los efectos de sus poderes calmantes. Una forma estupenda de lidiar con el agobio es intentar visualizar algo tranquilizador. Esto es esencial por el hecho de que si estás en un lugar que no te deja algún tipo de relajación física, puedes procurar imaginarlo y calmarte. Un ejemplo sería imaginar la naturaleza relajante de una ducha caliente mientras estás en una reunión de la oficina.

Meditación

La meditación puede ser una enorme forma de aliviar el estrés. Intenta meditar cada noche ya antes de acostarte. Apaga todo cuanto te rodea, cierra los ojos y despeja tu mente. No pienses en las cosas que debes hacer o bien en los problemas que tienes que solucionar. Deja que tu psique se relaje durante un rato y céntrate en todos y cada respiración. Si tu psique empieza a preguntarse, vuelve a centrarte en la respiración. Desconectar el cerebro requiere práctica, pero cada una de las sesiones de práctica sirve para quitar el estrés. La meditación activa nutrirá tu espíritu, mejorará tu estado anímico y te va a ayudar a encontrar la paz en tu interior. Tómate el tiempo de parar y despejar la mente y respirar profundamente si bien solo sea un minuto. Puede reducir el agobio, bajar la presión arterial y relajar el cuerpo y el espíritu.

El estrés se contesta y, si no se le pone fin, hasta las personas más duras terminan desmoronándose. Cuando comiences a lidiar con el agobio, descubrirás que el impulso te va a hacer sentir muy bien.